Seleccionar página

Los congeladores están llenos de cubitos y platos precocinados para la supervivencia de un mes, un mes lleno de días de solo 24 horas. Para colmo, vivimos bombardeados por mensajes sobre comer sano, cocinar platos ligeros, la dieta equilibrada, eliminar azúcares, no ingerir grasas saturadas…

En definitiva, se trata de cocinar para controlar lo que comes, planear tu dieta y eliminar ingredientes poco saludables. Pero,  ¿quién puede dedicar dos horas al día, como mínimo, a la tarea de ser su propio chef doméstico?

Y es aquí donde entra en escena el congelador, que nos trae a casa el Fast Food sano. Con este electrodoméstico, que todos tenemos pero que a menudo desaprovechamos, podrás preparar  tus comidas semanales en tu día de relax. Se acabó eso de volver del trabajo cada día y ponerse a cocinar para el día siguiente; el congelador te permitirá seguir una dieta equilibrada y olvidarte de esa esclavitud diaria.  Podrás comer sano y gozar de tu tarde, salir del trabajo e ir a hacer deporte o

Pero para aprovechar la técnica del congelado de la forma más eficiente y segura, te recomendamos que tengas en cuenta estos cuatro factores:

PORCIONES PEQUEÑAS

Divide el plato cocinado en distintas porciones individuales y congela cada una de estas en recipientes distintos. Esto te permite descongelar y disfrutar de la cantidad justa, y no tener que repetir y repetir la misma comida hasta terminar la olla.

OJO AL PROCESO DE DESCONGELADO

Es importante que la comida pase unas horas en la nevera tras salir del congelador, para que el cambio de temperatura sea paulatino. Nuestra comida se descongelará en la nevera, al ser la temperatura  más alta que en el congelador, y al mismo tiempo el frío mantendrá intactas sus condiciones. El microondas tiene una función de descongelado, que es buena opción también en casos de urgencia  (correr al trabajo con el táper olvidado la noche anterior en el congelador,  comer rápido porque tenemos que salir y llegamos tarde, etc.).

¿TAMAÑO DEL TÁPER?: NO TE FÍES DE TU INTUICIÓN

El tamaño del táper engaña, nos puede parecer que la ración que contiene es muy pequeña y que nos quedaremos con hambre, sin embargo, nos podemos llevar a error. Pon las raciones individuales en un plato antes de congelarlas para calcular bien la cantidad y procura no rellenar los recipientes hasta el borde, ya que los alimentos al congelarse se expanden.

CONGELAR LOS ALIMENTOS POTENCIA SU SABOR

En contra de lo que pudiera pensarse, los sabores de los platos que han sido congelados  se realzan. Por eso, es importante que rebajemos un poco la cantidad de sal que añadimos al cocinar, así como, la cantidad de picante o especias.

—-ooo—-

Estos cuatro factores te servirán para empezar a tomarte en serio todo esto del congelado y así ganar en calidad de vida. Pero estamos seguras de que ya tendrás tus propios trucos y costumbres para aprovechar a tope las posibilidades de tu congelador; ¡no te cortes y compártelo en los comentarios!

¡RECETAS DE TERNERA LA VACAQUESI!

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las fantásticas recetas ternera de Sonia Fuentes.

La suscripción se ha realizado correctamente. Revisa tu correo para confirmar la suscripción

X