Seleccionar página

¿Alguna vez te has propuesto hacer grandes cambios en tu rutina para disfrutar de una vida más sana? Seguro sí. Pero, por experiencia, habrás comprobado que marcarse objetivos demasiado ambiciosos suele acabar en fracaso. Tal vez arrancas con mucha ilusión, pero al poco te decepcionas por la magnitud del sacrificio. Y claro, abandonas…

Te proponemos algo. Empieza hoy mismo a disfrutar de una vida más saludable.  Lo mejor de todo: solo tendrás que introducir pequeños cambios en tu día a día.

Y es que todos somos capaces de hacer un pequeño cambio en nuestra vida durante periodos de tiempo corto, digamos un mes. Es lo que se llama El reto de los 30 días.

Piensa en aquello que llevas meses e incluso años queriendo cambiar: pequeñas cosas como ir a trabajar en bicicleta, no tomar azúcar de lunes a viernes, empezar un nuevo deporte… , y cumple con tu cambio solo durante 30 días. Es el tiempo perfecto para conseguir que este se convierta en rutina, si hace que te sientas bien contigo mismo, y los días exactos para que tus propósitos no se conviertan en un suplicio. ¿Qué cumples con el reto? ¡Enhorabuena!  Incluso cuando el resultado no haya sido satisfactorio, tendrás la ventaja de descubrir que ese pequeño cambio no hace tu vida mejor, y, por lo tanto, no aporta nada en tu camino hacia los grandes resultados. à LEER MÁS

Allá van unos pequeños cambios para empezar la dieta del mínimo esfuerzo:

Superar la ansiedad al llegar a  casa después del duro día de obligaciones

Tras dejar el bolso, quitarnos la chaqueta y lanzar los zapatos, el siguiente paso instintivo será ir a la nevera y elegir lo que más nos apetece en ese momento. Para no picar, o mejor, devorar todo lo que haya a nuestro alcance en este momento, dedica 5 minutos a practicar respiración abdominal. Concéntrate en ella, pon tu mano en el abdomen e inspira por la nariz hasta notar que tu abdomen se levanta, expulsa poco a poco todo este aire y consigue relajarte  ¡Ahora estás preparada y te sientes fuerte para decir NO al picoteo!

No dejes que la rutina te absorba

La rutina termina con nuestra energía y nuestro ímpetu para lograr pequeños cambios. Consigue que terminemos desmotivados e incluso que estos ya no sean importantes para alcanzar los grandes resultados. Cambia tu rutina cada 6 semanas, combátela y alcanza la eficiencia tanto de tu cuerpo —en los ejercicios físicos— como de tu mente.

Quema más calorías dedicando el mismo tiempo a hacer tus ejercicios

Si alternamos periodos de ejercicio de alta intensidad con otros más moderados, conseguimos quemar más calorías, según el entrenamiento HIIT (High Intensity Interval Training). Y lo mejor, puedes hacerlo con cualquier tipo de ejercicio que hayas elegido: bicicleta, natación, running, paseos…

Quítate peso de encima

Después de pensar en todos tus futuros pequeños cambios, adáptalos a tu rutina pero poco a poco. No te agobies, empieza por aquellos que se ajusten más a tu estilo de vida, para que este vaya siendo más saludable. Sé feliz con tus cambios: esto favorecerá que acaben siendo reales y no algo transitorio. Verás como, si estos te satisfacen, tu esfuerzo cosechará resultados y no recaerás en tus antiguas costumbres al poco tiempo.

¡RECETAS DE TERNERA LA VACAQUESI!

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las fantásticas recetas ternera de Sonia Fuentes.

La suscripción se ha realizado correctamente. Revisa tu correo para confirmar la suscripción

X