Seleccionar página

Cómo cocinamos la carne afecta a nuestra salud. Estudios recientes señalan que sustancias potencialmente peligrosas para nuestra salud no estarían en la carne en sí, sino en cómo la cocinamos.

Los rebozados y los fritos suponen añadir grasa innecesaria a la carne, fomentando la obesidad, diabetes y otras afecciones de la salud. Lo mismo sucede con los fermentados o curados industriales, además nos aportar unos valores nutriciones inadecuados por un exceso de grasa y de sales.

El horno y la plancha, nuestros grandes aliados

Desde Lavacaquesi queremos darte unos consejos sobre las mejores formas de cocinar tu carne de ternera. Queremos cocinar nuestra carne de la forma más sana posible sin dejar de lado el sabor. Para ello es mejor escoger carnes frescas y cocinarlas en casa, precisamente un concepto que fomentamos desde Lavacaquesi.

Como hemos dicho al principio, es importante limitar las frituras y los rebozados. Primero porque vamos a perder en sabor, y segundo porque este tipo de cocinado fomenta la pérdida de vitaminas y minerales presentes en la carne. Sobra decir, la suma de grasas y calorías que las frituras y rebozados aportan a nuestro cuerpo.

En cuanto a la cocción, ésta ha de ser a temperaturas moderadas para evitar la pérdida de líquidos y nutrientes, y conservar al máximo su sabor y sus propiedades. Es mejor cocinar la carne en piezas no demasiado pequeñas, porque así evitamos que se queme y pierda nutrientes.

Las especias pueden añadir a nuestra carne importantes valores nutricionales, además de potenciar el sabor. Otro truco es añadir zumo de cítricos durante la cocción, como el zumo de limón, ya que favorece la cocción de la carne y mejora la absorción de sus minerales.

Pero sin duda, una de las mejores formas de cocinar nuestra carne de ternera será utilizar una plancha o el horno, ya que son dos maneras de cocinar que no requieren de la incorporación de mucha grasa (solo un poco de aceite de oliva) y conservan todo el sabor y los valores nutricionales que están presentes en la carne de manera natural.

El asado de ternera al horno es todo un clásico, que además mantendrá toda la jugosidad de la carne con el sabor más tradicional. En el caso de la plancha, se trata de una forma rápida y limpia de cocinar nuestra carne, ya sea en filetes, entrecot o solomillo.

Otra opción muy saludable, que no requiere cocción alguna, aunque poco frecuente en nuestra gastronomía, es el Carpaccio de Ternera o el Tartar. Aquí, los gustos de cada persona juegan un papel importante, ya que hay a quien no le gusta la carne sin cocinar.

X
Abrir chat
1
Hola
¿En que podemos ayudarle?
Powered by