Seleccionar página

Desde Lavacaquesí, fomentamos y apoyamos el modelo de la crianza tradicional para el consumo de carne de vacuno, ya que es la forma más sostenible y ética de proveernos de este alimento.

El nacimiento de las granjas industriales

El proceso de producción de alimentos sufrió una revolución, pasando de ser a pequeña escala a un rango de distribución masivo. Tanto el cultivo de cereales como la cría de animales se industrializaron.

La industrialización de la producción de carne está normalizada y generalizada en las granjas industriales.El ser humano moldea el entorno natural conforme a sus necesidades. Es el caso de las granjas industriales.

Estos animales son criados en espacios muy reducidos, donde muchas veces no llegan a ver la luz natural. Cuantos más animales podamos criar en un granja industrial, más barata es la carne y por lo tanto, la gente come más carne. La ingesta de carne se ha triplicado desde 1950 por el abaratamiento de la misma.

Sencillamente, no necesitamos comer tanta carne, ni es ético, ni es saludable. El consumo excesivo de carne roja fomenta la obesidad, la hipertensión y el colesterol entre otras cosas, mientras que un consumo moderado es muy beneficioso para nuestra salud.

La cría tradicional de vacuno

En Lavacaquesi hemos decidido retornar a los modelos tradicionales de cría de ganado vacuno, tanto para garantizar el bienestar de los animales como para lograr una carne de primerísima calidad.

Hemos cambiado el modelo de producción, apostando por la sostenibilidad y no por la rentabilidad. Estamos más interesados en lograr un producto único, de calidad y respetuoso con el medio ambiente, que en un beneficio económico.

Cada vez son más las personas con conciencia, que se preocupan de dónde procede la carne que consumen y en que condiciones se produjo.

La Crianza Tradicional de ganado se encarga de criar animales sanos, protegidos y bien alimentados. La salud y bienestar de cada uno de nuestros animales, es importante para nosotros.

Un animal criado en unas condiciones idóneas, va a garantizar una carne de excelente calidad, sana y nutritiva. No utilizamos hormonas, ni aceleradores del crecimiento, ni les damos antibióticos a nuestros animales de forma injustificada. Lo hacemos tanto por respeto al animal como para garantizar un alimento saludable.

Además, una vaca que ha sido criada en el campo, que ha podido disfrutar del sol y el aire libre y de la compañía de sus congéneres, es un animal sin problemas de estrés. Está demostrado, que el estrés es uno de los factores que hace que las cualidades y sabor de la carne se vean mermados.

Nosotros nos encargamos de todo el proceso, de la cría a la distribución de la carne, por lo que supervisamos todos los procesos. No despiezamos una res hasta que no esté completamente vendida, de modo que nunca almacenamos ni desechamos carne, porque fomentamos la producción y el consumo responsable.

Solo vendemos en la Comunidad de Madrid, ya que es la forma de asegurarnos de que no habrá intermediarios y de que la carne llegará a nuestro cliente fresca y en perfectas condiciones.

 

Apostamos por un modelo sostenible porque creemos que otra forma de consumir es posible.

X
1
Hola
¿En que podemos ayudarle?
Powered by